Cerrar
Proyectos Servicios Equipo Contacto

Somos hijos
de mil padres

Somos hijos
de mil padres

Nos hemos criado en grandes agencias del país como DDB, SCPF,
DraftFCB, Ogilvy, Grey o Atlético. Been there, done that. Hace 10 años
decidimos emprender un camino distinto y crear una agencia en la que
el valor estuviera en las personas y no en las acciones.

Hoy en día somos ricos, mirad:

En 10 años de historia, La Fábrica de Sombreros ha desarrollado proyectos de toda clase. En cada uno hemos aportado nuestra visión.

Eduardo Mas

— Estrategia y concepto

En el pasado estuvo trabajando para SCPF y DraftFCB, donde conoció a grandes maestros y mejores personas. Ha trabajado en cuentas como Vueling, IKEA, El País, BMW, Ayuntamiento de Barcelona, Editorial SM y Kraft, entre otras. Un buen día se levanta creyendo que sí, que las cosas se pueden hacer de otra manera y funda La Fábrica de Sombreros. Desde entonces, ha sumado al proyecto a personas singulares con poderes extraordinarios. Como licenciado en Humanidades siempre ha querido estar cerca de la cultura: durante años combinó su faceta diurna como creativo con la nocturna como programador de conciertos de Jazz y eventos culturales para el grupo Mas i Mas (Jamboree, JazzRoom, La Boîte...). En general, cree que es un gato atrapado en un cuerpo de humano. Con gafas.

Pablo Gras

— Productor Multimedia

Se define como un 4x4 del diseño y la programación online. Estudió en la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona (Elisava), donde realizó también un Máster en Interficies Interactivas. Inició su carrera en DraftFCB y donde trabajó durante varios años para cuentas como SEAT, Converse, Deutsche Bank, General Óptica, JVC, Cutty Sark, Abanderado y Cacaolat, entre otras. Tras recorrer media Asia en bicicleta y pasar una temporada afincado en Londres como freelance, decide volver para fundar La Fábrica de Sombreros junto a Eduardo y Pep.

Miguel Castellví

— Director de estrategia corporativa

Fundador y CEO del Grupo Croxley (¡con solo 23 años!), desde el que ha trabajado en todo tipo de sectores y clientes. Su curiosidad e inquietud hacen que además de crear el Grupo Croxley, entre otros muchos proyectos, funde The Objective, medio de comunicación que en menos de tres años cautivó a más de siete millones de usuarios. En 2011 se une a La Fábrica de Sombreros para aportar visión y estrategia empresarial y "un poquito de seriedad", en sus palabras. Y, oigan, sí que ha aportado seriedad...y muchas ideas.

Javier Mas

— Diseñador gráfico

Tenía 12 años cuando su madre profetizó que sería diseñador gráfico, tras ganar un concurso de carteles de Greenpeace. Él, no su madre. Años después pasa la adolescencia como buenamente puede. Más años después se inicia en la agencia de publicidad DRAFTFCB, diseñando para Deutsche Bank, General Óptica y Daikin. Cansado de la frialdad de las multinacionales, da el salto al diseño editorial en el estudio Feriche&Black; allí se dedica en cuerpo y alma a diseñar las revistas Ling, Nox, Room y Playboy. En 2010 se incorpora a La Fábrica de Sombreros, donde se ha convertido en una pieza clave. Ya lo decía su madre. Le gusta el surf y tiene un huerto ecológico, muy Greenpeace todo.

Pep Ferrero

— Director creativo

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UAB y Máster en Artes Digitales por la UPF, Ferrero empezó su actividad profesional en las agencias del Grupo DDB: Interactive DDB, Tribal DDB y Rapp Collins DDB. Posteriormente entró en DraftFCB, donde conoció al núcleo fundador de La Fábrica de Sombreros. Ha trabajado para BBVA, La Caixa, Deutsche Bank, Credit Suisse, ABN Amro, Direct Seguros, Bayer, Almirall, Sony, Fira de Barcelona, Volkswagen-Audi España y Hendrick's, entre otros. Hubo un tiempo en que cultivaba dos pasiones, la publicidad y la batería. Hoy una se ha comido a la otra y la batería ha desaparecido de su vida, pero los viejos rockeros nunca mueren: volverá. Su bisabuelo trabajó en una fábrica de sombreros.

Ricard Barbod

— Director de arte

Ricard es un heavy de L´Hospitalet y tiene una banda que haría sonrojar a tu madre. Es un oldtimer, ya nació viejo: camina con flow antiguo y es propietario de un monovolumen. Desde muy pequeño cultivó el gusto por lo atronador y lo estético. A partes iguales. Estudió Dirección de Arte en la escuela IDEP de Barcelona y ha pasado por agencias como Rapp Collins/DDB, DRAFTCB, S,C,P,F. y Odisea Barcelona. Ha trabajado para clientes como Volkswagen, Honda, la Caixa, SM, Fournier o Kraft. Su tiempo libre es muy importante porque todo lo que hace en él es importante: juega con su hijo, dibuja a plumilla, hace ruidos y planea cosas. Ha discutido sobre la vida con el operador de cámara de “El Resplandor”, un respeto.

Breno Fortes

— Director de arte

Se inicia como diseñador en la agencia de publicidad Epigram, en São Paulo. En 2008 es expulsado de Brasil por agotar todas las reservas de cachaça del país y se traslada a Barcelona para hacer un Máster en Dirección de Arte y un Postgrado en Coolhunting, ambos en la Universitat Ramon Llull. Se incorpora a Common Sense y después a OgilvyOne. Tras años de samba, sudor y lágrimas adquiere gran experiencia como creativo y diseñador, tanto en el ámbito offline como el online. Que se lo pregunten a Nestlé, la Caixa, Antàrtida Films o a Landwell PwC. Se siente cómodo trajinando con programas de diseño, pero un boli, un papel y un rincón para pensar le convierten en el tipo más feliz del mundo. Paladín del criterio, coolhunterísimo y melómano. Deja caer que es brasileño para ligar pero no sabe jugar a fútbol.

Cristina López

— Directora de servicios al cliente

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la UAB. Hija única por sus padres. Su trayectoria profesional empieza en Delvico. Después vinieron Grey, Road y Atletico International. Trabaja mucho y muy bien. Hace trabajar mucho y muy bien. ¿Clientes? Todos. Por destacar alguno: Carbonell, Colhogar, Indo, Maheso, RBA, Agbar, Škoda y SEAT. Su madre sigue sin creer que “La Fábrica de Sombreros” sea el nombre de una empresa. Nosotros tampoco. Cristina es puntillosa. Puntillosísima. Todavía no está conforme con la redacción de este texto. Lo repetiremos, Cris. Palabra.

Sergio Oca

— Director general

Es un ser inquieto por naturaleza. Licenciado en Bellas Artes, compositor y bajista de muchas y muy diversas bandas de música, publicista accidental pero fundamental. La trayectoria vital de Sergio está llena de vasos comunicantes. Su visión, por tanto, es siempre transversal y nada convencional. Será por eso que funda UBIC en el 96, empresa pionera en interactividad y multimedia. Más tarde se convierte en Director Creativo de Draft Barcelona y, posteriormente, en Director Creativo Ejecutivo en DraftFCB. Es un padre de familia despeinado, por eso le gusta tocar la batería con su hijo, discutir novelas con su hija y crear una bonita editorial educativa junto a su novia: Posa't un conte. Sergio es capaz de dibujar un círculo a mano alzada o dirigir un equipo de treinta personas con una sonrisa en la boca. Como tantos otros miembros de La Fábrica de Sombreros, sus máximas virtudes son la no convencionalidad y la capacidad de trabajo. Siempre ha sido un gran capitán porque no le ha importado limpiar la cubierta con los grumetes. Lleva pendientes y anillos, junto a sus pelos locos, no han sido nunca un problema para que se le hayan otorgado grandes responsabilidades. Será porque lo que tiene en medio de las orejas vale la pena. O mejor dicho, vale un potosí. Entre sus clientes cabe destacar: Oreo, Smint, Fontaneda Digestive, Matutano, Cacaolat, JVC, Deustche Bank, Flora o Hendricks.

Sr. Echávarri

— Dpto. Contabilidad y Finanzas

Ciertamente Alberto Echávarri empieza su carrera profesional por el principio. Dicho esto y dado que el susodicho prefiere mantenerse en el anonimato, aprovechamos este espacio para comprobar cuántos lectores tiene Alberto. Creemos que no serán muchos: no porque no sea un tipo interesante –que lo es– sino porque la gente lee cada vez menos. Es un problema. En fin, tú has sido de los pocos elegidos que está leyendo esto, así que contacta con nosotros y te enviaremos un regalito. No hemos pensado nada, pero algo se nos ocurrirá. En serio: ve al apartado de contacto y dinos que has leído esto. Ojo: no se lo cuentes a nadie más, porque el texto regalacosas perdería gracia. Y ahora acabamos con una frase sobre Alberto para despistar a aquellos listos que solo leen el final. Tiene una enorme proyección en el ámbito de la macroeconomía.

Aintzane Iglesias

— Programadora

-Ay dios- dice cuando le preguntamos. Detrás de sus grandes gafas se esconde una licenciada en Ingeniería informática con un Máster en animación de personajes 3D. Con razón nada que le proponemos le parece un reto, ya que, a pesar de su juventud, ha trabajado como freelance programando páginas web y animando personajes durante varios años. Y, antes de instalarse como programadora con nosotros, ha trabajado en Mumbay Games y Fintech. De Venezuela se ha traído sus instrumentos de cuerda (bajo, guitarra, ukelele), sus diversos tatuajes, una debilidad por los gatos y una necesidad de comer recetas de allí, al menos una vez por semana. No os conviene convertiros en su enemigo, avisados quedáis.

Inés Ramo

— Directora de cuentas

Inés es una mujer de armas tomar. De Pamplona y con una gran capacidad para disfrutar de la vida, ha pasado por Walter Thompson, Pinnacle DDB y GREY trabajando para clientes como BBVA, Caprabo, Port Aventura o Ferrer. Vino a la Fábrica de Sombreros en busca de otra realidad más cercana y más personal. Le ha llamado casa a muchas ciudades como Vitoria, Madrid o Barcelona pero siempre que puede le gusta escaparse a Pamplona y traer tesoros en forma de verduras y embutidos. Le gustan las puertas cerradas y los planes abiertos. Es mejor que esté de tu lado, quedan ustedes avisados.

Sergio de Paz

— Diseñador gráfico

En Toledo se hacen espadas, sables y diseñadores gráficos. Sergio es la prueba de ello. Desde pequeño le gusta la publicidad y ha trabajado como Artefinalista para marcas como Banco Santander, Audi, Sanitas, Randstad o Caser Seguros. Entre sus múltiples y variadas aficiones se encuentran la de cantar, bailar y tocar la trompeta. Sí, la trompeta. Es un hombre que siempre trabaja con una sonrisa en la cara y buen humor. Exactamente la clase de tipo que necesitas a tu lado cuando tienes que hacer un trabajo tan delicado como el suyo. Recientemente ha adquirido fobia a las latas de atún.